Buscar
Explorar

Unas palabras para ti, mamá primeriza

Si estás leyendo esto, significa que estás despierta. No sé bien si mientras lo lees es de día o de noche, lo único que sé es que lo más probable es que tengas sueño y estés algo cansada. Pero no te preocupes que los días con un recién nacido son así. Y si bien no sabes cuándo pasará todo este desorden en el tiempo, tienes que saber que tiene un fin.

¡Es tan lindo lo que estás viviendo! Una conexión mágica con esa pequeña persona que depende exclusivamente de ti. Le diste vida y ahora está ahí, muy cerca tuyo y estás experimentando la maternidad a pleno.

Quizás ahora no lo puedes ni dimensionar porque hay un sube y baja emocional debido a las hormonas, a los cambios que empiezan en nuestra vida, al sueño, a la dependencia. Pero todas las mamás hemos estado ahí, y te prometo que en unos meses leerás esto y pensarás: qué cierto era todo.

Estás viviendo probablemente algo que te marcará de por vida. Y cada mujer lo vive de forma distinta. Lo que sientes, lo que extrañas, lo que anhelas, lo que no entiendes, lo que estás formando y lo que te da miedo, todas lo hemos vivido. Tranquila que es normal sentir tantas cosas juntas.

He escuchado decir a otras mujeres cercanas que el momento del parto no fue lo que esperaron porque no sintieron eso que leían por todos lados: un amor tan fuerte por esa pequeña persona que llorarían de emoción. Por eso quería dedicarte unas palabras para decirte que es tu proceso, ya sabrás cómo vivirlo y cómo sentirlo.

Y en este proceso leerás muchas cosas. A veces se nos exige sentir y pensar mucho sobre algo que no entendemos. A veces somos las mismas mujeres las que presionamos a las otras. Te pido de todo corazón que no creas todo lo que lees, especialmente con las cosas que no te hacen sentido. Sigue tu instinto y tu cordura, sigue lo que a ti te hace bien. Porque si tú estás bien, tu hijo también lo estará. Vale más una mamá feliz que una mamá estresada.

Al final, con el paso de los días, verás que llegas a la misma sensación de la que tanto se habla y te darás cuenta de que esa pequeña persona se convierte en tu prioridad absoluta y en un amor profundo.

 

Foto: FreeImages

 

 

More On
Artículo publicado hace 11 meses
Más de

Javi Belmar