Buscar
Explorar

Tips que salvaron mis noches y las de mis hijos

Una vez leí por ahí que la maternidad era un experimento para ver cuánto aguantaban los seres humanos sin dormir y me dio mucha risa porque era algo muy real en mi vida.

Desde que mi hija mayor nació, hace cuatro años, mis noches completas de sueño habían sido contadas y empecé a tomar como buena aquella en la que sólo había dos o tres despertares. Poco a poco, esto empezó a afectar mi vida diaria y así es como supe que algo teníamos que cambiar.

La falta de sueño en las mamás causa

  • Tiempos de reacción lentos
  • Falta de memoria
  • Cansancio crónico
  • Poca tolerancia a la frustración
  • Poca paciencia
  • Mal humor
  • Y muchas cosas más

Como sé que muchas mamás se encuentran pasando por estos momentos complicados en los que quisieran que sus hijos duerman más, te daré algunos tips para ayudar a que tus pequeños duerman más y mejor.

Establecer rutinas

Es el primer paso: piensa en qué vas a hacer cada noche y repítelo todos los días. Los niños se acostumbran rápido y les gusta saber lo que va a suceder de antemano. La constancia es la clave.

Acostarlos antes de las 8.30 PM

Erika Gaylor, una investigadora de SRI International, descubrió en un estudio realizado en 8.000 niños que aquellos que dormían 11 horas y tenían un horario fijo para dormir presentaban un mejor desarrollo cognitivo, de lenguaje y matemáticas.

Apagar pantallas tres horas antes

Una cosa que nos funcionó de maravilla fue apagar todas las pantallas de la casa tres horas antes de acostarlos a dormir. La luz de la pantalla altera los ciclos de sueño y todos los sentidos en general, por lo que descansar de ellas un rato los ayuda a relajarse y prepararse para descansar.

Realizar actividades quietas

Unas dos horas antes de dormir, asegúrate bajar el ritmo de las actividades, prefieran cenar tranquilamente, contar historias o construir con materiales poco ruidosos. El hacer cosas con calma y tranquilidad, prepara al cuerpo para el descanso. Evita las actividades físicas como el ejercicio para tus niños por la noche.

Si esto no es suficiente, te recomiendo contratar una sleep coach. Admito que al principio estaba un poco negada, pero cuando llegamos a un punto difícil, su asesoría para elaborar rutinas y planes adecuados a mi familia salvó mi descanso nocturno.

Todo esto nos ha funcionado y desde que dormimos mejor, siento que vuelvo a tenerles más paciencia y disfrutar más la maternidad.

¿Cómo haces para que tus hijos duerman más y mejor? Cuéntanos tus tips en los comentarios.

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 5 meses
Más de

Isis Lugo