Buscar
Explorar

Tener un hijo por parto natural o cesárea no define a una madre

¿Qué es lo que más te hace sentir orgullosa de tu hijo? Como mamás podemos dar muchas respuestas: que es un chico cariñoso, que es un ávido lector, que ama a los animales, que saca buenas calificaciones, que es empático con sus compañeros… ¡la lista sigue! No hay madre que no se sienta orgullosa de su hijo, así sea hasta por el color de sus ojos, ¡la maternidad es así!

¿Qué es lo que te hace sentir orgullosa de ser madre? Aquí ya nos ponemos a pensar un poco más, ¿por qué nos costará tanto pensar positivamente de nosotras mismas?

Pero yo te voy a decir qué pienso de ti: eres una mamá que se esfuerza todos los días por educar mejor a sus hijos, mejor incluso que como te educó tu propia madre; eres una mamá que aunque sabes que en la escuela están seguros, parte de tu corazón está allá con ellos pidiendo que todo transcurra bien; también estás orgullosa de conocer que a él le gusta tomar agua de Jamaica, que a ella no la va la bebida de naranja y que el menú de tu comida de hoy llevará agua de limón porque justamente esa le gusta ambos. ¡Qué cabeza, mamá! No hay canción, gusto o comida que no te sepas porque es el trabajo más feliz del mundo ser mamá de tus pequeños.

Y es allí donde entra el título de este post: el que tus hijos nacieran por parto o cesárea, ¿creó alguna diferencia? ¿Cambió el amor que sientes por uno o por el otro? ¿Te hubiera gustado que fuera de la forma opuesta? Sé que tu respuesta es un rotundo no, porque el amor y las capacidades de una madre no las define su tipo de parto.

Hace unos meses un personaje público en México dio estas terribles declaraciones: “Las madres que tienen a sus hijos en parto vaginal son mejores madres”. ¡Nada más alejado de la realidad! Fue muy lamentable y se crearon una ola de declaraciones que sólo lo hicieron quedar como una persona ignorante sobre el tema de la maternidad.

Si bien es cierto que los médicos recomiendan primero el parto natural por ser de mejor y más rápida recuperación para la madre y la forma mas “natural” de nacer, la cesárea ha salvado las vidas de millones de madres e hijos y no debe ser satanizada.

Esta mamá que hoy escribe estará siempre a favor del parto vaginal, pero irónicamente nació por cesárea. Cuando mi madre se encontraba embarazada, tuvo un accidente de coche que hizo que me volteara dentro de su panza y me quedara sentada. ¡La cesárea fue mi mejor forma de nacer! Con los años, mi hermana y mi hermano nacieron por parto natural, porque la naturaleza es increíble. Esto no le creó ninguna diferencia a ella para criar a tres hermanitos que hoy se extrañan y se necesitan.

A ti, que hoy me lees, quiero decirte que eres una gran mamá, ¡de eso que no te quepa duda!

 

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 6 meses
Más de

Any Fuchok