Buscar
Explorar

¿Quieres que tu peque rinda en la escuela? ¡Que desayune!

Girl drinking glass of milk

Mi hijo mayor es quien me dio el título de Mamá y quien me sigue enseñando día a día esta profesión conforme crece. Una de sus etapas más especiales fue entre los 5 y los 8 años, cuando noté que empezó a tomar decisiones por sí solo.

En esa época era muy estricta con los lunchs que mandaba a la escuela, que en ocasiones regresaban a la mitad. Cuando le preguntaba por qué no se lo había acabado me contestaba que había compartido con sus amigos, o que alguno había llevado pizza, pan o galletas con chocolate. Al inicio me molestaba, pero luego comprendí que como mamás podemos intentar proveerles una dieta equilibrada, pero que los niños no se resisten a probar de la comida que les invitan sus amigos, sobre todo si uno de ellos trae para compartir algo delicioso aunque pobre de nutrientes.

La realidad es que los niños están siendo constantemente expuestos a los alimentos chatarra que sólo logran estimular el sobrepeso infantil, algo que no queremos porque sabemos lo grave que es para la salud. No podemos vigilar a nuestros chicos todo el tiempo, pero sabemos que como madres tenemos que estar atentas a la guía y acompañamiento en los primeros años de su desarrollo. Parte fundamental de ello es la alimentación que les proporcionamos día a día.

Elegir la leche adecuada es clave para lograr ese objetivo, porque ayudará a tu pequeño a tener una dieta y nutrición equilibrada.

Uno de mis recuerdos de niña es estar tomando leche. La Nido® es la que compraba mi mamá en casa, y durante mi paso por la escuela primaria me acompañó en el desayuno. ¡Siempre había un vaso en la mesa!

Con mi hijo mayor repetí el molde. En las mañanas, cuando la rutina de la escuela nos hace movernos rápido, Nido® es su vaso de leche a la hora de ponerse el uniforme, y le da las pilas para ir con ánimo a estudiar.

Parte de enseñar buenos hábitos alimenticios depende de nosotras, las madres: es super importante que los niños no vayan a la escuela con el estómago vacío. Por eso a mi hijo lo despierto un poquito más temprano para que le dé un poco de hambre, y después le ofrezco algo ligero como una fruta, una barra de cereal o una quesadilla, acompañado de su vaso de leche y jugo en las porciones adecuadas para su edad.

Hoy existe Nido® Fortigrow® Semidescremada, ideal para los peques en crecimiento, sobre todo los que cursan la escuela primaria y requieren alimentarse con una dieta equilibrada proporcionada. Tiene 50% menos grasa* y contiene proteína de alta calidad, calcio, zinc, hierro, vitaminas A, C y D, así como los nutrientes y grasas adecuadas para su edad. Por eso es la única leche en polvo que está diseñada para niños.

Busca que la leche se convierta en tu aliada para la nutrición de tu peque, e incorpora el hábito de consumir lácteos para que no lo pierda con el tiempo. Los chiquillos a esta edad están en una etapa crítica en la que desarrollan su aprendizaje en todos los aspectos: por eso es tan importante la nutrición que les demos en casa, bajo la mirada amorosa de mamá.

*Comparada con leche entera en polvo NIDO® Fortigrow®

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 4 semanas
Más de

Any Fuchok