Buscar
Explorar

¡Mi bebé no me deja hacer nada! Consejos para esos días difíciles

Antes de que naciera mi bebé, muchas personas me advirtieron que habría días en que mi bebé no me dejaría hacer nada. Por supuesto que no les creí en ese momento, porque no me parecía difícil cuidar a mi pequeña mientras realizaba mis tareas, sinceramente sentía que todos exageraban, pero como dicen por ahí: “nadie experimenta en cabeza ajena”.

En mis primeros días como mamá, todo fue miel sobre hojuelas, estaba en la cuarentena y todos al pendiente de nosotras, pero cuando terminó fue que conocí esos días de los que todos me habían hablado antes. Mi hija acababa de comer, su pañal estaba limpio y aun así, no quería estar acostada en el moisés o en la carriola mientras hacía mis quehaceres, lloraba mucho porque sólo quería estar en brazos.

No quería dejarla llorar, pero tampoco podía dejar de hacer mis cosas, así que entré en una etapa de mucha ansiedad y estrés, que al lado del baby blues que tenía después del parto hacía que mis días fueran horribles y no pudiera disfrutar de mi familia.

Pedí consejo a madres experimentadas y los implementé todos, sí, TODOS. Estaba desesperada por una solución, así que tenía que encontrarla. Para mi buena suerte, pude identificar los 3 mejores consejos para esos días difíciles, que sigo aplicando después de un año de haberlos recibido. Créeme cuando te digo que pedir ayuda no te hace mala mamá, al contrario.

¿Lista para conocer los 3 mejores consejos para esos días en que tu bebé no te deja hacer nada?

1. Que tu bebé se sienta muy cerca de ti

Cuando son recién nacidos y toman una siesta,  puedes acostarlos encima de una almohada grande para se sientan más protegidos, si dejas una prenda que hayas usado recientemente, tu olor lo hará estar tranquilo.

Si está despierto, lo mejor es cargarlo en un portabebés ergonómico como un fular o rebozo, siempre mirando hacia ti, notarás que está muy cómodo y te dejará hacer tus cosas. A mí me funcionó de maravilla, puedes lavar los trastes, poner la lavadora, tender la cama, excepto cocinar o cualquier actividad que ponga en riesgo la integridad física de tu pequeño.

Para bebés mayores, funciona el que esté cerca de ti cuando estés trabajando o haciendo quehacer, puede estar jugando a tu lado en el piso o sentado en su silla de comer.

2. Cántale y platica

Si mi bebé está llorando mucho y parece no entretenerse con nada me funciona muy bien cantarle sus canciones favoritas, la calma y divierte al mismo tiempo. Suena muy cansado,  pero después de un tiempo logras la habilidad de lavar trastes, hacer comida o escribir mientras entonas una melodía.

La música les da seguridad, además de estimular su cerebro en las áreas motrices y de lenguaje. En caso de que cantar no sea lo tuyo, puedes reproducir sus canciones en tu teléfono, computadora o tablet, aunque también platicarles ayuda mucho. ¿De qué? ¡De lo que sea! Y si haces énfasis en ciertas palabras, demostrando alegría o sorpresa, le gustará mucho más.

3. Acepta cuando debes ceder

No siempre hay una fórmula mágica para todo, si llega el momento en que hasta te pusiste de cabeza para entretenerlo y no se pudo, no hay de otra, pide a alguien que te ayude, sácalo a dar un pequeño paseo o dedícale toda tu atención. Esos días no son siempre y puede ser que esté pasando por momentos críticos del desarrollo como la dentición, crisis de lactancia o una enfermedad.

Como mamá debemos identificar cuándo debemos ceder y hacerlo sin culpas. El quehacer y el trabajo pueden esperar, recuerda que tu bebé será niño sólo una vez.

No te preocupes si alguien te crítica porque tienes muchos días en que no puedes hacer nada, esas personas no viven tu vida ni tus circunstancias. Es válido sentirse superada por la maternidad, pero para eso estamos, para aprender y nadie será mejor mamá de tu hijo que tú, recuérdalo siempre.

¿Qué haces en los días que tu bebé no te deja hacer nada? Cuéntame en un comentario o búscame en Twitter. ¡Ánimo mamá!

More On
Artículo publicado hace 3 años
Más de

Isis Lugo