Buscar
Explorar

Las mamás estrictas crían hijas exitosas

Como mamá de una niña pequeña, muchas veces me he preguntado cómo puedo ayudarla a ser una mujer exitosa en un futuro. Deseo lo mejor para ella y quiero hacer todo lo que esté en mis manos para que sea feliz toda su vida, pero la verdad es que muchas veces la crianza me pone a prueba y me hace dudar si estoy en lo correcto.

¿Es mejor ser una mamá relajada? ¿Ser muy estricta? ¿Acompañar sin forzar?

Para responder a estas preguntas, me he encontrado un estudio muy interesante de la universidad de Essex que entrevistó a más de 15, 500 adolescentes para conocer sus aspiraciones en la vida.

El estudio demostró que las metas educativas o de vida que las chicas tenían estaban influenciadas mayormente por las madres. Mientras más altas eran las expectativas de las madres, mayores las metas y el esfuerzo que ponían las hijas.

También se llegó a la conclusión que las hijas de madres exigentes tenían mayor probabilidad de asistir a la universidad, conseguir un trabajo bien remunerado y evitar el embarazo adolescente.

Sin duda, la influencia de las madres determina lo que será el futuro de las hijas y como este estudio demostró, no debemos tener miedo de poner altas expectativas en nuestras pequeñas o de motivarlas a realizar grandes cosas en la vida. 

Claro que esto no significa que vamos a convertirnos en militares y someterlas a un régimen de obediencia, al contrario, quiere decir que tenemos más posibilidades de hacer bien nuestro trabajo si llegamos a conocer su personalidad y habilidades,  acompañarlas en sus sueños y motivarlas con mucho amor. Esto es, encontrar el equilibrio entre ser estrictas y ser respetuosas con su desarrollo.

Yo quiero que mi hija sea una niña feliz y sea exitosa en lo que ella desee, así que desde ahora:

  • Procuraré conocer su personalidad y sus habilidades especiales
  • Darle oportunidades de experimentar diferentes actividades para ampliar su perspectiva del mundo
  • Motivarla a seguir sus sueños y hacer su mejor esfuerzo
  • Dejarle claro que espero lo mejor de ella, pero que si se equivoca estaré para apoyarla
  • Seguiré mis propios sueños, porque el éxito se contagia con el ejemplo

 

Foto: vía

More On
Artículo publicado hace 2 años
Más de

Isis Lugo