Buscar
Explorar

La tecnología, aliada de las madres primerizas

Mother taking selfie with baby daughter

El año que quedé embarazada de mi hija, recién había nacido Facebook. Las redes sociales eran una fantasía, el comercio electrónico estaba en pañales, e Internet lo usaba para googlear información y contestar e-mails. No soy una anciana, ¡es que el mundo digital explotó en los últimos años! A veces me pregunto cómo habría sido ser mamá primeriza hoy, con tantos más recursos… cuánto la tecnología te puede ayudar en esos meses en los que tienes tantas dudas. Aquí, cinco mamás cuentan su experiencia con las herramientas más habituales.

Las aplicaciones

Yo llevaba un diario escrito a mano de las semanas de gestación, pero ahora hay muchas aplicaciones que te permiten vivir el embarazo de una manera interactiva, controlada y divertida, e incluso para prepararte antes y ayudarte en lo que viene después. “Antes de quedar embarazada me bajé un calendario de fertilidad que te ayuda a ver tus días fértiles. Me vino muy bien porque lo primero que te pregunta el médico es la fecha de tu última menstruación. Y enseguida me descargué otra aplicación que te muestra el crecimiento del bebé, y además tiene un foro online con otras madres para compartir las preocupaciones típicas de esta etapa”, dice Mariana, mamá de Felicitas, de cuatro meses. Laura, mamá de Julia, de siete meses, recuerda que “en el final del embarazo usaba una app que era un contador de contracciones. Y en los primeros meses de la beba tenía otra para anotar cuándo había tomado la última teta y cuánto tiempo, cómo dormía y los cambios de pañales. Hasta que un día me dije que tenía que confiar más en mi instinto, y dejé de cargar todos esos datos”.

El doctor Google

Estás embarazada. Sientes un síntoma raro, son las 11 de la noche, ¿llamas a tu obstetra? Laura pasó muy relajada todo el embarazo, aunque tenía una gran duda: cómo se iba a dar cuenta de que estaba con trabajo de parto. “Había leído un montón y el médico me decía que iba saber cuándo había roto bolsa. Pero un sábado a la tarde, salgo de ducharme, y veo que perdí unas gotitas de líquido. Googleé ‘fisura de bolsa’ y con mi pareja resolvimos ir a la guardia. A las cuatro horas, nació la gorda. ¡Hicimos bien!”, se alegra. Mariana, mamá de Feli, también recomienda a San Google para calmar las ansiedades, pero siempre consultando sitios de información confiable como los de instituciones médicas o páginas revisadas por médicos.

La grupos de madres

En algo en que solemos coincidir todas las madres es en que las redes son un gran apoyo. Mariana la mamá de Lorenzo y Manuel, mellizos de dos meses, dice que los grupos de mamás son en los que más confía. “Participo de grupos de Facebook de mamás de mellizos donde se comparten muchas dudas. El nivel de conocimiento que tienes de esas personas es igual que el de Google, pero los grupos de pertenencia me resultan más creíbles por la interacción instantánea”, afirma. Ella es mamá soltera por elección, y también tiene un grupo de WhatsApp con otras madres donde “compartimos bastante el día a día y está bueno”.

Compras online

La cuna, las mamaderas, el esterilizador, el baby call, el carrito (¡que es más difícil de decidir que un auto!), la ropa, el bolso cambiador… la lista de cosas que hay que comprar para recibir al bebé es enorme. ¿Cómo elegir? “Siempre busco en la Web las reviews de los productos para ver qué dicen otros usuarios. Busco más consejo en el mundo virtual que en el real”, cuenta Laura. Las compras y los trámites cotidianos también pueden ser una complicación si debes hacer reposo durante el embarazo o tienes un bebé pequeño. “Pagaba todas las cuentas en banca electrónica para no hacer filas en el banco”, dice Gabriela, madre de Isabella Eva, de 9 meses.

Las fotos del bebé

Aquí hay posiciones diferentes. “Subía muchas fotos del embarazo. Todo el mundo te pide “mándame una foto” y era más fácil subir fotos de la panza que enviar a cada una de mis amigas por separado. Ahora posteo los momentos especiales”, comenta la mamá de Feli. Dice la de Lolo y Manu: “Al principio tenía un tema, pero ahora me enganché posteando fotos de los mellis en Instagram y también subo a Twitter. Tener redes sociales y mantenerlas cerradas me parece ridículo”. La mamá de Cata usa sólo Instagram porque Facebook le parece “muy abierto y no me importa compartir mi vida con mi hija con gente del primario”. Y abrió una cuenta privada de Cata en Instagram “para ir subiendo sus fotos con la esperanza de que algún día ella la mire, ¡aunque a este ritmo quizás Instagram desaparezca en cinco años!”.

Gabriela, en cambio, dice que “durante el embarazo me mandaba muchas fotos con mi pareja. Recién después de los cinco meses publiqué una foto en Facebook donde daba a entender mi embarazo, pero traté de ser precavida, estar segura y resguardarme al dar la noticia. Busco preservar mi imagen y mi intimidad”. Laura sube no más de una foto por mes por un “debate interno”. “Cuando estaba embarazada era yo la que decidía, pero no estoy del todo de acuerdo en comentar la vida de mi hija en las redes sociales, sin su consentimiento. Me parece abusivo de mi parte como mamá exponerla sin que sea su decisión”, analiza.

¿Y tú? ¿Qué recursos tech utilizas en tu vida cotidiana?

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 5 meses
Más de

Adriana Santagati