Buscar
Explorar

¿Estás segura de subir esa foto de tu bebé?

Tu bebé es hermoso. Es tan simpático… tan gracioso, las monerías que hace. Cuando come y se enchastra todo. O se saca el pañal cuando lo estás cambiando, o cuando mete la mano en la boca del perro (¡son como hermanos!) o todas cosas encantadoras que llenan su (tu) día. ¿Cómo no disfrutar con cada uno de estos momentos? ¿Y cómo no querer compartirlos? Celular, click, foto, Internet, directo a Facebook o Instagram. ¿Cuántas mamás hacemos esto? Pero, ¿estamos seguras de lo que hacemos?

Vivimos en un mundo virtual y nuestra vida se vive en él. De allí se entiende que queramos contarla y mostrarla a todos, en nuestras redes. Pero el asunto es que estamos mostrando también la vida de alguien más: la de nuestro hijo, que por obvias razones no puede expresar si quiere que se la muestre o no.

¿Te parece que sueno exagerada? Bueno, ya hay investigadores en Estados Unidos que están empezando a analizar este fenómeno, al que le han puesto nombre: sharenting, algo así como “compartir la maternidad”. Lo que plantean quienes llaman la atención sobre esta tendencia es que en Internet vamos dejando huellas, construyendo una identidad digital, y que cada paso que damos debe ser seguro. Cualquier cosa puede viralizarse incluso sin que lo deseemos o busquemos, y debemos ser conscientes de las consecuencias. Pensar cómo puede impactar eso en mi futuro porque, por más que intentemos borrarlo, debemos saber que todo contenido que subimos a la red escapa de nuestro control desde el mismo momento que lo hacemos.

Parecen los argumentos que le podemos dar a un hijo preadolescente, pero muchas veces nosotras mismas no somos conscientes de ello y subimos muchas veces fotos o videos sin pensar demasiado. Hace unos meses hubo un caso en Argentina de los padres de un niño pequeño, arquero en un club de fútbol infantil, al que le habían hecho un gol y el chico lloraba desconsoladamente. Sus padres lo grabaron y lo compartieron en su Facebook, que no era público… pero de todas maneras el video se viralizó y fue visto por miles de personas. En una entrevista reciente con un diario el papá dijo que el nene disfrutaba por ahora de su viral fama… Habrá que ver cuando tenga 15 años.

¿Tenemos que dejar de subir fotos? No, no tenemos. Pero creo que sería bueno que como mamás al menos nos permitamos reflexionar sobre esto. Y, antes de postear, pensar un minuto. ¿Esto puede afectar negativamente a mi hijo? ¿Puede ser una imagen que lo incomode cuando crezca? ¿Estoy siendo respetuosa de él o de ella? ¿Hay algún tipo de información en la imagen que puede ser perjudicial que se divulgue por una cuestión de seguridad (por ejemplo la dirección de nuestra casa o la guardería a la que va el niño)? ¿Tendría yo, mi hijo o mi familia problema en caso de que este posteo se volviera viral?

No es un debate filosófico ante cada foto, sino simplemente estar un poco más atentas de lo que siempre estamos con nuestros hijos. Y una vez que seamos conscientes de eso, permitirnos compartir con seguidores y amigos esos momentos tan bellos de nuestra familia.

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 3 meses
Más de

Adriana Santagati