Buscar
Explorar

Dando el biberón con amor

La lactancia materna es el mejor alimento para un bebé, sin embargo hay ocasiones en las que el bebé debe ser alimentado a través de biberón y esto no tiene por qué tener un impacto negativo en su crianza. ¿Por qué creemos que la alimentación del bebé con biberón debe ser fría?

Imaginar a un bebé alimentándose por sí mismo, con el biberón detenido en una almohada o con los nuevos accesorios que existen es peligroso, nada recomendable y poco reconfortante para ese pequeño ser. El alimentar a un bebé con biberón puede ser el momento mágico del día y la manera de crear el vínculo entre mamá y bebé que se tiene con la lactancia, con la ventaja de que papá puede ser incluido.

Hay mujeres que soñamos con la lactancia materna desde el embarazo y ante una alimentación con biberón nos sentimos fracasadas. Detente un poco y si han decidido que lo mejor es pasar a biberón por las razones que hayan existido, debes reconocerlo ante ti misma y aceptarlo. No por no amamantar eres una mejor o peor madre.

Las razones por las que hayan decidido alimentar a su bebé de manera artificial pueden ser una infinidad y debemos de estar tranquilas con la decisión. El bebé absorbe todos nuestros estados de ánimo así que mejor lo tomamos con calma y lo aceptamos.

Una vez que ya estamos tranquilas cono nosotras mismas hay que darnos a la tarea de crear ese vínculo piel con piel con nuestro hijo, tan necesario tanto para la madre como para el bebé. El alimentar con biberón también puede ser un momento especial

Hagamos del momento de alimentar a nuestro bebé, un momento de conexión que nos ayude a vincularnos con él y entregarle todo ese amor que sentimos.

Lo que necesitamos para alimentar a nuestro bebé con amor es lo siguiente:

  • Un lugar especial: Busquen un lugar tranquilo en su casa, una habitación en la que la temperatura sea cálida y en la que puedan escuchar algo de música si así lo prefieren.
  • Todo a la mano: Tengan los biberones listos para usarse y el alimento del bebé a la mano para que lo puedan preparar con rapidez, así como los trapitos y baberos necesarios.
  • Alimentación piel con piel: Descubran su pecho, de manera que cuando acomoden el bebé entre sus brazos, el bebé este en contacto con la piel de su vientre y de su brazo. Es ahí donde se genera ese contacto físico tan necesario tanto para el bebé como para ustedes. Es aquí donde el papá puede hacer lo mismo generando un momento mágico de vinculación con su hijo.
  • Tomen el biberón y alimenten a su bebé olvidándose del mundo que existe a su alrededor, hagan de estos minutos un momento íntimo en el que solo existe su respiración y los ruidos que hace el bebé mientras se alimenta. Es el momento de acariciar al bebé mientras se alimenta.

 Al alimentar de esta manera a un bebé además de cubrir sus necesidades básicas de alimentación, estamos ayudándolo a desarrollarse de manera completa pues los bebés necesitan ese contacto físico para crecer de manera saludable.

Las invita aprobar la alimentación con amor, piel con piel y verán que les encantará. Me encantaría leer sus experiencias y lo qué opinan al respecto.

More On
Artículo publicado hace 4 años
Más de

Susana Silva