Buscar
Explorar

¿Cuál será tu golpe de talento?

Arranqué un viernes por la mañana en el cine viendo “UN GOLPE DE TALENTO”, la nueva película de Disney basada en una historia real, dirigida por Craig Gillespie y protagonizada por Jon Hamm. Más allá de ser una experiencia distinta la de ir a ver una película sin los chicos; esperaba ver una clásica película del jugador de béisbol estrella, pero me encontré con una sorpresa. 

La película cuenta la historia de JB Bernstein, un representante de deportistas cuyo destino profesional recae en India, donde buscará a un joven lanzador de críquet excepcionalmente dotado, que podrá ser entrenado para un equipo estadounidense de las grandes ligas de béisbol. La historia transcurre parte en Los Ángeles y parte en la India. Con una increíble música de fondo, te invita a contemplar el contraste entre dos países, dos culturas que se mueven a velocidades distintas, con dinámicas diferentes, pero que comparten el poder de seguir un sueño y esforzarse en hacerlo realidad. Me llamó la atención la cantidad de gente, de niños, de casas, de autos que había en la India. Me transmitian una alegría especial, sus rituales, su música, su baile, sus colores. 

La lección que me llevo después de ver la película: quizás el talento no está en repetir lo mismo una y otra vez, sino en innovar, en buscar lo nuevo en otro espacio, en otro momento, con otras personas. El éxito lleva tiempo y solo se consigue si uno trabaja duro.

Ahora, ¿qué es el éxito? ¿el que proponen otros o el que sigue el criterio de cada uno? Aquél en el que yo, con mis valores, también me siento exitoso. 

La película muestra el talento en varias formas: desde los jugadores que son las futuras estrellas, hasta todo el equipo de profesionales que necesitan para lograr brillar. Los negocios son entre personas, con personas y para personas. Tarde o temprano te das cuenta de que dejarlas de lado carece de sentido. Escuchar a cada uno se torna clave para el éxito del conjunto.

Una película donde las personas impactan unas en otras, donde se demuestra que el esfuerzo tiene sus frutos y que siempre se puede dar una vuelta de tuerca para llegar al objetivo propuesto. Rara quedaba yo, ahí sola en el cine, emocionada hasta las lágrimas.

Se las recomiendo. Para ir con los chicos más grandes, para pasar un lindo rato, divertirse, emocionarse y quizás hasta imaginarse cuál será su golpe de talento. 

 

 

 

More On
Artículo publicado hace 3 años
Más de

Luciana Torres