Buscar
Explorar

Cosas en las que pienso cuando logro estar sola

Sí, a veces la vida es un poco más tranquila y logro estar sola: mis hijas duermen, salen de paseo con el papá o algún familiar o se van a dormir donde los abuelos. Y en ese momento, consigo estar un par de horas conmigo misma.

Cada vez que me pasa esto, pienso en lo siguiente:

¿¡Por qué estoy sola!?
Siempre siento que lo necesito pero cuando por fin me quedo sola, extraño a todos y quiero que todos regresen. Hago mis actividades pero me falta ruido, me falta el correr de aquí para allá. Qué locura, ¿no?

¡Una siesta es justa y necesaria!
Y me pongo una polera XXL, abro el cubrecama de la cama, cierro las cortinas, me acurruco a mi almohada y ahí me quedo porque no hay caso: no puedo dormir. ¿Cómo se duerme? Es decir… ¿¡quién podría decirle a mi cuerpo que quiero dormir!? No sé si es la edad, la cantidad de cosas que tengo en la cabeza o sencillamente ese reloj biológico activado. El resultado es que nunca, nunca logro dormir cuando estoy sola a pesar de que es lo que siempre imploro. 

Leeré ese libro que tanto esperaba leer
Y como no logro dormirme, agarro ese libro que tengo junto al velador hace meses para por fin empezar a leerlo. Pero apenas lo abro me doy cuenta que no logro concentrarme pensando en que estoy sola y hay tanto por hacer.

Mejor voy a comprarme ropa
Algo que siempre quiero y nunca hago por no tener tiempo, y cuando me quedo sola, no logro salir de la puerta. Y el 1% de las veces en que lo logro, termino volviendo con puras cosas que no son para mí.

¿Qué me queda por ordenar en la casa?
Como si no fuera poco, siempre, SIEMPRE que me quedo sola, termino ordenando desde mi cajón de remedios hasta la caja de herramientas. ¿Por qué, ah? ¿¡Por qué!?

¿En qué serie me puedo poner al día?
Y ahí sí que me quedo feliz. Abro Netflix y me pongo a ver todo lo que cuando no estoy sola, tengo que dejar a medias. Eso sí, tengo que volver como 10 capítulos atrás del que de verdad iba, porque nunca me acuerdo de nada.

Así que pienso que he perdido la capacidad de concentración en mí. Pero volveré… ¡lo prometo! 

¿Les pasa algo parecido cuando logran estar solas?

More On
Artículo publicado hace 1 año
Más de

Javi Belmar