Buscar
Explorar

¿Bebé en la casa? ¡Tomate un par de horas para ti!

Todas las madres sabemos lo que significa tener un bebé en la casa: amor por todo nuestro cuerpo, sumado a noches intensas, sueño, organizar la lactancia u horas de comida, evitar a toda costa que se enfermen –especialmente en invierno—, querer estar presente 24/7 y quedar con algo de cargo de conciencia si no lo haces así.

Y mientras lees esto, lo más probable es que te preguntes si alguna vez tendrás tiempo para ti. Sinceramente, con mi experiencia de dos hijas, puedo decirte que no, no sé si alguna vez hay tiempo para nosotras… a no ser que lo organices. Por eso hay que tomar la agenda, pedir ayuda, y disfrutar de unos minutos para una. ¡Es justo y necesario!

Hace poco fue el Día de la Madre en Chile, y ¿saben qué pedí de regalo? Una mañana completa en la peluquería para hacerme todo eso que quería hace tanto tiempo (¡años!). ¡Lo merecía! Luego de cinco horas, volví a la casa con new look sintiéndome radiante, nueva y refrescada, a seguir celebrando el día.

Ahora piensa: si tuvieras 30 minutos para ti, ¿qué es lo primero que harías? Aquí te dejo algunas ideas.

Un largo y descansado baño

Probablemente ésta sea la más fácil porque siempre podrá haber alguien que nos ayude unos minutos con el cuidado del bebé. Consíguelo, y acto seguido, usa todo lo que tengas a mano, ya sean sales, pétalos, aromaterapia, libro o revistas. Sumérgete en el agua con la temperatura que más te guste, y disfruta esos minutos que te dejarán descansada y lista para una nueva jornada.

Manicura exprés

Puedes ir a un salón a hacerlas, o hacértelas tú misma. Sabemos que lo necesitas para despejarte un rato y sentir que te haces un regalo.

Sesión de spa

¿Masajes de relajación? ¿Masajes faciales? ¿Luego pasar un rato al jacuzzi? Pide hora al que quede más cerca de tu casa… ¡y a disfrutar se ha dicho!

Ordenar el clóset

Sé que suena aburrido (excepto si te encanta el orden, como a mí), pero te lo propongo porque tuviste un bebé hace poco, seguramente tu cuerpo ha cambiado y sigues usando parte de tu ropa de embarazada. Además, tuviste que destinar presupuesto en comprarle ropa –y todo lo necesario— a tu hijo. ¿Dónde quedó la ropa de la mamá? Escondida en el placard, o no entra o ya está vieja. ¿Qué tal si en este tiempo libre ordenas y sacas todo lo que no usas o quieres dejar de usar, y lo dejas listo para hacerle un refresh? Con este orden sabrás bien qué comprar y, como hay poco tiempo y presupuesto ajustado, podrás hacerlo online.

Ir al gimnasio

Una sesión para renovarse de energía, ¡puede ser una maravilla! Yoga, pilates, Zumba o, simplemente, salir a caminar unos minutos o andar en bicicleta.

Conversación de amigas

Escríbeles a tus amigas y diles que necesitas unos minutos para ti en ese lugar que tanto te gusta. Organiza a alguien que te pueda ayudar con el bebé, y corre a disfrutar de unos minutos mientras te pones al día con ellas. ¿Sabes lo feliz y despejada que saldrás de esta reunión? Nada se puede comparar a esto.

Noche romántica 

Uno no sabe cómo corre el tiempo ni cómo ya han pasado meses desde la última vez que saliste con tu marido/novio/pareja a tener una velada romántica. Pídele a alguien que les cuide al bebé por un par de horas en la noche, vístete con eso que no te ponías hace tiempo o que compraste en tu última compra, reserva una comida en tu restaurant favorito –que quede cerca de la casa– y no dudes en salir a tener unos minutos de tomarse las manos y conversar de lo que es su vida en familia, hoy.

No nos olvidemos. Somos pilar fundamental en la casa. Una mamá feliz y realizada, es una mejor mamá. Busca lo que te haga sentir plena y radiante, no dejes que nadie te juzgue, y a organizarse para hacerlo.

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 1 semana
Más de

Javi Belmar