Buscar
Explorar

20 razones por las que tener un hermano es lo mejor de la vida

Cuando somos niños no tomamos real dimensión de los beneficios que implica tener un hermano. De hecho, les habrá pasado seguramente que sus hijos se quejan en muchas oportunidades de tener uno. Pero la compañía que nos da un hermano en nuestras vidas es única, nos suma un montón de condimentos que estando solos no disfrutaríamos.

A pesar de los altibajos que puede haber en la relación con ellos, hay situaciones que sólo puede entender alguien que vivió su vida acompañado por un hermano/a, y que hoy como madres también redescubrimos en nuestros hijos:

  1. Cuando buscamos un aliado para discutir la decisión de nuestros padres.
  2. Nos sentimos tristes por algo y solo él/ella puede entendernos.
  3. Buscamos alguien a quien molestar porque estamos aburridos.
  4. Cuando viajamos tenemos alguien con quien jugar o también pelear.
  5. Nos cuida y nos defiende cuando alguien nos molesta.
  6. Con sólo mirarnos, ya sabemos que está pensando el otro.
  7. Los ataques de risa que tenemos juntos y que no podemos parar.
  8. Le quitamos a escondidas ese juguete que tanto nos gusta, pero que es de él y no nos lo quiere prestar.
  9. Hacemos travesuras juntos, mientras nuestros padres y abuelos están ocupados.
  10. Nos peleamos por quién tiene el control remoto y elige el programa para ver en televisión.
  11. Te reveló secretos que nadie quería contarte, como el de Papa Noel o cómo se hace para tener un bebé.
  12. Culparlo de algo de la casa cuando en realidad fuimos nosotros.
  13. Pelearse por quién es el preferido de nuestros padres.
  14. Discutir por quién usa el baño primero.
  15. Hablar a la noche mientras nuestros padres creen que dormimos.
  16. Extrañarlo cuando se va de campamento, pero odiarlo cuando vuelve porque tiene toda la atención de nuestros padres.
  17. Hacer monerías que sólo entre hermanos entendemos.
  18. Hablar un lenguaje propio que nadie más puede comprender.
  19. Avergonzarnos de sus payasadas en público, pero aceptarlo tal cual es.
  20. Contar con alguien siempre, en las buenas y en las malas.

Un hermano es para toda la vida, y por más peleas que podamos tener sabemos que siempre estará a nuestro lado para ayudarnos y acompañarnos. Es nuestro eterno mejor amigo, con el que siempre podremos contar. Sabrá mejor que nadie entendernos porque, en definitiva, estamos hechos de la misma madera.

 

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 5 meses
Más de

Rosario Gerardi