Buscar
Explorar

Unas palabras de aliento para días caóticos

Hispanic mother comforting crying newborn baby

Los bebés son geniales. Los padres son geniales. ¿Y la crianza? La crianza también es genial, pero implica mucho (¡mucho!) trabajo. Claro, algunos días son más desafiantes que otros. Y cuando atravesamos los primeros, esos en que queremos colgar los guantes y bajar del ring, viene bien tener a mano un artículo como éste.

Madres y padres del mundo: es posible sobrevivir a los días caóticos de la crianza.

Tal vez el bebé está cortando los primeros dientes, o sufre de cólicos, o simplemente tiene un mal día… Aquí, un ABC para aceptar las piedras que aparecen en ese sinuoso camino.

Acepta el día tal como es

Los días malos van a existir siempre. No hay nada que podamos hacer para evitarlos. Es importante recordar que, para un bebé, todo lo que lo rodea y le sucede es nuevo. Ante cada situación desconocida, reacciona con llanto porque es el único modo que tiene de comunicarse con nosotros. En otros palabras, tu pequeño no está de malhumor porque es malvado. A su manera, te está diciendo: “¡Ayúdame a descifrar este mundo tan loco!”. Aceptar que hoy es uno de esos días malos es clave para transitarlo con menos frustración.

Sé bondadosa contigo

Cuidar a un bebé sin consuelo es extremadamente frustrante y cansador, pero no puedes dejar de cuidarte a ti misma también. Si tú no estás bien, es imposible lograr que tu pequeño también lo esté. Busca apoyo en quienes te rodean. A veces, una charla telefónica con otra madre es la mejor terapia. O pídele a un miembro de la familia que vaya a tu casa y cuide al bebé durante un par de horas para que puedas salir a tomar aire. Todo esto no te hace una mala madre. Al contrario, te ayuda a ser la mejor madre que puedes ser.

¡Sigue adelante!

Repítelo una y otra vez: mañana será otro día. Mañana será otro día. Cuando las jornadas largas y las noches en vela se vuelvan demasiado difíciles, recuerda que con cada nuevo día llega una nueva oportunidad de que tu bebé esté mejor. Además, cada nuevo día trae nuevos hitos en su crecimiento: sonrisas, gateo, primeros pasos… Y no hay duda de que todo eso compensará los grandes sacrificios. Aunque no lo creas, algún día añorarás los tiempos en que tu hijo era pequeño.

Ahora, respira hondo y sonríe. ¡Mañana será otro día!

Artículo original: https://www.disneybaby.com/blog/the-bad-day-pep-talk-for-new-parents/

More On
Artículo publicado hace 1 mes
Más de

Disney Baby