Buscar
Explorar

La importancia de un buen desayuno para los niños

A la mañana, cuando los niños se levantan después de 8 o 10 horas sin comer nada, los notamos -además de “dormidos”- sin energía, apagados. Por eso es fundamental que hagan un buen desayuno para arrancar el día.

En la escuela pasan muchas horas y si no están bien desayunados es imposible que se concentren en el estudio y en las tareas que tendrán. De hecho, su rendimiento está directamente relacionado con ello.

Los chicos aprenden lo que ven en casa y si nosotros como adultos no desayunamos bien, es probable que a la larga ellos tampoco lo hagan. Por eso, tiene que convertirse en un hábito el buen desayunar. Si bien por la mañana solemos estar a las corridas para llegar a horario tanto al trabajo como a la escuela, es preferible que nos levantemos un ratito antes y lo hagamos tranquilos, en familia (tampoco es saludable estar atragantándose con la tostada porque el reloj nos marca los pocos minutos que nos quedan).

En casa intento que la primera comida del día sea bien completa y nutritiva para que después puedan rendir en el colegio y en el resto de sus actividades. Pero debo reconocer que no es igual para los dos: el más grande es más reacio a probar cosas nuevas y no innova mucho, en cambio el más pequeño sí. Una cosa que me sirvió es incorporar ingredientes a través del juego o contándoles historias de cuando yo era chica y cómo desayunaba a su misma edad. Les encanta pensar que tenemos cosas en común en nuestra niñez, y eso los predispone de otra forma para lo nuevo.

El famoso dicho de “desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo” deberíamos aplicarlo siempre. En otros países el desayuno es mucho más completo, casi un almuerzo, y nosotros tendríamos que tratar de imitarlo un poco al menos, para que nuestros niños se acostumbren a eso.

El desayuno de mis hijos suele tener chocolatada, tostadas con queso para uno y con manteca para el otro, yogur, a veces cereales y si hay algo que les encanta a los dos es terminar su desayuno con un rico jugo de naranja. De hecho, es algo que no falta nunca en casa, y les explicamos la importancia de incorporar jugo de fruta al empezar el día por todas las propiedades que posee.

Nosotros en casa  elegimos los jugos Citric Kids ya que no tienen conservantes y están hechos con jugo exprimido, fortificado con vitamina B6 y zinc, ideal para el desarrollo de nuestros hijos. Además, los Citric Kids son aptos para los peques con celiaquía, ya que no contienen gluten. Ahora lanzaron su línea con los personajes de Frozen y Cars que mis niños adoran, así que para jugar un poco con ellos les suelo decir que “tomen su combustible para arrancar el día”, y a los chicos les encanta.

Como todo en la vida, es cuestión de costumbre, así que si les creamos el hábito de alimentarse bien, solitos después van a querer desayunar saludablemente para poder arrancar el día con todas las ganas. Nosotras sólo tenemos que darles las herramientas para que ellos lo incorporen.

More On
Artículo publicado hace 3 semanas
Más de

Rosario Gerardi