Buscar
Explorar

Cómo moverte en la ciudad para contaminar menos el aire

Woman driving a car with her kids

Incluso si tienes que usar el auto, puedes tener cuidados simples que son muy importantes.

La contaminación atmosférica es algo que nunca vivimos de niños y ahora es un tema latente en nuestros hijos.

¿Cuándo hubieras imaginado que los niveles elevados de contaminación dejarían a los niños sin jugar al aire libre? Ahora es una lamentable realidad para ellos y es momento de actuar.

Es sencillo mirar a la autoridad y pedirle que haga algo como única solución. Sin embargo, cada uno de nosotros podemos aportar nuestro granito de arena.

Hay acciones que podemos incorporar a nuestra rutina y hacer la diferencia si nos sumamos todos. Además, estaremos creando esa conciencia en nuestros hijos.

  1. Usa menos el auto
    Intenta caminar, utilizar la bicicleta o el transporte público todas las veces que puedas para desplazarte, ir al trabajo o llevar a los niños a la escuela.
  2. Organiza tus actividades
    Trata de realizar la mayor cantidad de cosas en una sola zona: de esta manera, estaciona y camina mientras realizas tus pendientes. Con esto, además disfrutaras de una linda caminata.
  3. Comparte los viajes 
    En tu comunidad escolar o de trabajo, organicen rutas compartidas con amigos y conocidos que vivan. No sólo ahorrarán combustible, sino que contaminarán menos.
  4. Cuida tu vehículo
    Si tu opción para trasladarte es el coche, encárgate de cuidarlo y darle el mantenimiento necesario. Es importante hacerle sus servicios y verificarlo. De esta manera, lo tendrás en buenas condiciones por más tiempo y también reducirás el impacto ambiental.
  5. Ten en cuenta el taxi
    Si tienes compromisos en zonas que no conoces, aprovecha para usar taxi, y si dispones de tiempo, utiliza la modalidad de taxi compartido para que en un  mismo viaje se movilicen varias personas.
  6. Maneja con compromiso
    Aprovechemos el “uno por uno” que existe en algunas ciudades. Si somos respetuosos en los turnos, evitaremos crear cruces caóticos y estaremos cuidando el aire que respiramos.

 

Solíamos decir que debíamos cuidar el planeta que heredaríamos a nuestros hijos. Es momento de hacer un alto porque nuestros hijos ya tienen un planeta asfixiado: pensemos en ellos y en las generaciones de nuestros nietos. Vivimos en un planeta hermoso que nos necesita para estar sano y recuerda que si cuidamos el medio ambiente, cuidamos de nuestras familias.

Foto: Getty

Contenido patrocinado

More On
Artículo publicado hace 3 semanas
Más de

Susana Silva