Buscar
Explorar

6 tips para enseñar a nuestros peques a cuidar el ambiente

Uno de los recuerdos más hermosos que tengo de cuando era niña era visitar la casa de mi abuela, ella vivía a tres horas de mi propia casa en un pequeño pueblo que lleva por nombre Tenosique. Una hermosa zona del sureste de México donde la madre Tierra rindió tributo al color verde.

 Jugaba con mi hermana menor y mis primos, caminábamos a la orilla de su malecón con su hermoso río Usumacinta, el aire se respiraba tan puro que recuerdo llenar mis pulmones con su aire fresco.

 Seguro tú también tienes recuerdos de tu infancia, en donde la naturaleza te hacía disfrutar de juegos y momentos felices. ¿No te gustaría lo mismo para tus hijos? ¡A mí sí!

Nuestra vida moderna a veces no nos hace darnos cuenta del daño que le hacemos al aire que respiramos y a todo el medio ambiente. Como familia podemos implementar estrategias que ayuden a que nuestros niños también disfruten respirando tardes frescas como las que tuvimos en nuestra infancia.

 Checa los seis tips de cómo hacemos equipo en familia para ser Pro Aire:

  1. Muchas personas barren las hojas que caen de los árboles e inmediatamente las queman. La quema produce gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global. Contamina el mismo aire que respiramos, produciendo suciedad y humo. Esta contaminación provoca graves problemas a las personas asmáticas, alérgicas o con problemas respiratorios y afecta mucho a los niños. Lo mejor es reunirla para compostar. ¡Comienza a practicarlo en familia!
  2. Si les gusta disfrutar de picnics en parques o acampar, eviten hacer fogatas. Enseñemos con el ejemplo.
  3. ¿Sabías que los olores de las pinturas tan bonitas con las que decoraste tu habitación, despiden sustancias que se evaporan en la atmósfera? Como adultos no olvidemos cerrar estos contenedores y los de cualquier otro solvente.
  4. ¡A mi hija le encantan las duchas tibias! Como mamá siempre le platico del cuidado del agua y de todos los recursos naturales, y le cuento que para tener agua caliente se requiere del gas natural que también debemos cuidar.  Cuando salimos de vacaciones siempre apagamos el piloto del calentador: de esta forma no se consume gas y apoyamos la economía familiar.
  5. El ahorro de electricidad también es básico en mi hogar. Optamos por cambiar la iluminación interior y  ahora sólo usamos focos ahorradores. ¡El cambio lo vimos inmediato en el recibo de la luz!
  6. ¡Reutilizar! Una de mis palabras favoritas. La aplico para donar la ropa que ya no nos queda, regalar los juguetes que mis hijos ya no usan. Es una manera de compartir, al igual que lo hacemos con los traslados escolares en coche, lo que es un beneficio común.

Hay muchas formas en la vida diaria en las que podemos enseñar a nuestros hijos a cuidar del medio ambiente y a reducir los contaminantes.

¿Tú como lo practicas en casa? ¡Déjanos tu comentario!

Foto: Getty

More On
Artículo publicado hace 3 meses
Más de

Any Fuchok