Buscar
Explorar

Las fiestas infantiles y la comida

¿Les ha pasado que llegan a una fiesta infantil y ni ustedes ni sus hijos encuentran algo que les guste de comer? ¿Llegan a la hora de la comida y sirven cuatro horas después, cuando el hambre hizo de las suyas y te hizo consumir cuanta chatarra te encontraste en el camino?

El tema de la comida y las fiestas es algo que realmente me llama la atención. Cuando uno piensa en organizarlas, todos los detalles del festejo se planean con cariño: el pastel, la piñata, las actividades para los niños y ¿la comida?

La hora de llegada de las fiestas suele coincidir con la hora de la comida o el desayuno. Sin embargo, con el pretexto de que los niños no comen cuando juegan, en muchas ocasiones suele servirse cualquier cosa: nuggets, pizza, pasta.

No tiene nada de malo comer ese tipo de comida, de vez en cuando. El problema es cuando la calidad de la comida deja mucho que desear.  Tanto a mi como a mis hijos nos gusta comer, puede ser algo sencillo y barato, pero ¿por qué no puede tener buen sabor?

Cuando hablo con otras mamás, todas ellas tienen la misma queja. La medida que hemos tomado es comer en casa antes de llegar a una fiesta. ¿No sería más fácil dar alimentos saludables y de buen sabor en una fiesta infantil?

Me impresiona la facilidad con la que la comida de los niños no se toma en serio porque, total, son niños.

Creo que se puede cambiar de actitud respecto a la comida que se ofrece tanto a niños como adultos en las fiestas. Puedes incluir cosas saludables sin ser aburridas, alimentos con sabor sin que sean caros. Solo es cuestión de invertir un poco más de tiempo.

Las mamás somos las que organizamos las fiestas, quienes sabemos qué se comen o no nuestros hijos, qué es o no nutritivo. ¿Será que pesa más la falta de tiempo?

Si ya sabemos que lo que ofrecemos no se comerá o muchas llegan comidas, creo que es tiempo de replantear la organización y dar opciones saludables. No pido un menú gourmet; pueden ser antojitos, pero que sean de calidad.

¿Qué opinan al respecto? ¿Será que soy y estoy rodeada de mamás que exigimos demasiado de la comida? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

 

Artículo publicado hace 3 años
Más de

Susana Silva