Buscar
Explorar

Lo que los adolescentes no entienden sobre la amistad

Mi hija de 14 todavía no esconde demasiado su teléfono. Es más, lo deja bastante abandonado y a la vista. Así fue como hace unos días vi en su pantalla un mensaje que decía: “Isa, ¿por qué me bloqueaste de Instagram?”.

La que mandaba el mensaje era una amiga a la que hace bastante no veo por casa. Se cambiaron ambas a nuevos colegios y sus horarios ya no coinciden. Le pregunté a mi hija qué había pasado, por qué la había bloqueado. Más allá de las explicaciones (“ya no somos tan amigas”, “no nos vemos tanto” y otras frases de ese estilo), noté claramente que había algo más, alguna molestia o incomodidad que la llevó a tomar la decisión de bloquearla en vez de enfrentarla.

Me pareció que era el momento de una más de esas millones de conversaciones que cada tanto hay que tener con los hijos. Le expliqué con mucho cuidado, evitando meterme en sus diferencias con una amiga, el peligro que para mí encierran a veces las redes sociales a la hora de relacionarse.

¿Qué es esto de bloquear a una amiga en vez de enfrentarla y contarle qué nos pasa? ¿Por qué para esta generación lo lógico es avisar un enojo o un adiós mediante un botón? Quiero educar a mis hijos para que puedan conversar, para que sepan dialogar cara a cara cuando les surge un problema. Es en las relaciones donde siempre se nos presentan oportunidades para aprender a enmendar, a perdonar, a ser perdonados, a comprender.

Todas esas experiencias se pierden si directamente eliminamos o bloqueamos. Deseo enseñarles a mis hijos a no tener miedo y a que sean lo suficientemente valientes como para que no necesiten esconder sus sentimientos heridos detrás de una pantalla o un teclado.

Tuvimos una linda charla. Pude mostrarle que a su amiga su actitud le dolió, que no le pasó inadvertida. Evidentemente a nadie le gusta que lo borren. Ni siquiera virtualmente. Llegamos a la conclusión de que uno puede elegir con quién se relaciona y con quién no, pero siempre yendo de frente, con diálogo y respeto. No se elimina ni bloquea a alguien que alguna vez fue nuestro amigo sin ningún tipo de aviso ni explicación. Es lo que quiero que aprendan mis hijos.

More On
Artículo publicado hace 2 años
Más de

Editores Babble