Buscar
Explorar

Las 7 cosas de Robert Downey Jr. que me convierten en #TeamIronMan

Este año no damos más con tanta película genial de superhéroe lista para estrenar. Puede que a las mujeres nos gusten por algún gen nerd, porque nos permite acompañar a nuestras parejas o por cansancio, porque las vemos mil veces con nuestros hijos. También puede que nos gusten por motivos que exceden a cada historia: los superhéroes, casi todos, son sexys.

Y de entre todos, se destaca el Iron Man de Capitán América: Civil War, que ya llega. Es que en esa guerra de opuestos entre el primer vengador y el hombre de la armadura de hierro propuesta por Marvel, entre el porte rubio siempre correcto (y un poco aburrido) de Chris Evans y la perfecta imperfección de Robert Downey Jr., elijo sin dudar al segundo, más allá del personaje, o vestido de cualquiera. Sobran motivos:

  1. Tiene talento: indiscutible. Lo demostró en cada película y en cada personaje. Incluso en sus peores momentos, nadie podía cuestionar el brillo de su virtud. El talento es seductor.

  2. Es versátil: nos asombra frente a cámaras, pero también afuera. Nos sorprende en en sus redes sociales, nos fascina en sus entrevistas, nos encanta cómo varía su estilo. La capacidad de reinventarse es muy atractiva.

  3. Es divertido: frente a un micrófono es agudo y gracioso, son famosas las bromas que le hace a sus amigos y hasta formó parte del elenco de Saturday Night Live. Pero lo mejor (y lo pueden ver en su cuenta de Facebook, en una cantidad tremenda de auto memes) es que sabe reírse de sí mismo y lo hace muy a menudo. El humor es lo más sexy que hay en el mundo.

  4. Canta: hasta grabó un disco, “The Futurist”, en el que incluso hay varias canciones de su autoría. No sé como ponerlo claro, pero… además de todo, ¡el tipo canta! ¿Entienden? La música es sugestiva. Y si te cantan a capella y al oído, ni les digo.

  5. Es sexy sin ser un donjuán: se muestra cariñoso con su mujer, se viste increíble, tiene un estilo propio, una sonrisa completa y una mirada llena de rayos. Parece estar relajado y tener tiempo para detenerse en las cosas buenas. Nada más tentador que un galán que no se ufana de serlo.

  6. Tiene una historia de superación: se equivocó mucho en su vida personal, tomó malas decisiones y pagó por ellas. Como todos los que somos humanos, solo que este muchacho lo llevó al límite. El dato de color, sin embargo, es que resurgió de sus cenizas y se superó. Eso lo hace más real y para mí más admirable. La capacidad de volver a empezar y de perdonarse a sí mismo es irresistible.

  7. Se puso mejor con los años: como el buen vino, parecería que encara muy bien su edad y su historia. La imperfección es lo que mejor le queda y suponemos que sin las marcas del tiempo y de su historia no sería lo que es. La madurez (en todo su significado) es cautivante.

 

A esta altura coincidirán conmigo en que nadie más podría darle tanta vida al multimillonario Tony Stark. Es que si naciste superhéroe no tiene mucho mérito poder volar, pero haberte convertido en uno, a fuerza de errores y dolores, es encantador.

Me gustan los superhéreos oscuros y un poco sufridos, que se despeinan y vuelven, que necesitan entregarse a la derrota para poder renacer. Me gustan los imperfectos porque la fortaleza necesaria para enfrentar a los villanos internos me enamora más que cualquier superpoder.

Me encanta Iron Man porque es imperfecto y amo a Robert Downey Jr. exactamente por los mismos motivos.

PD: Si sos #TeamCap te invito a leer este post de Rosario.

Artículo publicado hace 9 meses
Más de

Beta Suarez