Buscar
Explorar

Quiero decirte que te quiero

Te veo durmiendo a mi lado, mientras una sonrisa aparece en mi rostro y se me ponen los ojos llorosos. ¿Qué sería de mi vida con tu lado de la cama vacía? ¿Cómo sería mi vida hoy si nunca te hubiese conocido?

Sé que seguiría respirando y viviendo. Sé que seguiría trabajando, sé que seguiría siendo yo. Pero… ¿lograría encontrar todo lo que siento por ti en otra persona? Porque después de haberte conocido, mi vida cambió no porque me haces sentir especial ni todo eso que podemos leer en cartas románticas, sino porque eres la persona que saca lo mejor de mí, en la que más confío en todo el universo y que hace de mi vida, una mejor.

Eres la sonrisa para esos momentos tristes, eres el bastón cuando me caigo, eres el portazo fuerte y el silencio eterno cuando peleamos, pero también el abrazo apretado cuando nos reconciliamos y las carcajadas cuando estamos siendo nosotros. Eres el primero en estar ahí si lo necesito y el último en irte cuando las cosas se ponen feas. Eres el que hace que este corazón lata con más ganas y por quien suspiro, a pesar de que haya pasado el tiempo y se acaben las mariposas.

Eres parte de la intensidad en este complemento que hemos formado, una pareja despareja que cada día va formando más el molde que ambos ponen en la mesa. No todos los días son fáciles y sabemos que estar en pareja requiere de trabajo… pero a pesar de los días duros, de verdad, con todas estas letras quiero decirte que cuando nos conocimos descubrí que la magia entre dos personas sí existe y que aquí estamos.

Gracias por acompañarme y dejarme acompañarte. Gracias por cuidarme cuando estoy enferma y darme la mano cuando tengo miedo. Gracias por ver conmigo esas series que no te gustan sin quejarte y gracias por siempre decirme que soy la más linda de todas —aunque el espejo diga lo contrario después de una larga noche—. Gracias por creer en esta familia y gracias por siempre, siempre confiar en mí. Gracias por quererme y dejarme quererte.

Foto: Marida Fotografía

More On
Artículo publicado hace 9 meses
Más de

Javi Belmar