Buscar
Explorar

5 grandes transiciones de bebés y cómo ayudarlos

Caucasian parents teaching daughter to walk

Cuando tienes hijos, vives en carne propia el significado de la expresión “el tiempo vuela”. Crecen en un abrir y cerrar de ojos, y casi sin advertirlo, pasan de una etapa a otra a gran velocidad.

Si bien esas transiciones son bienvenidas y afectan positivamente a nuestros niños, nos exponen a nuevos desafíos que no siempre fluyen sin sobresaltos. Esta lista de cinco grandes cambios de la primera infancia incluye recursos útiles para ayudarnos a acompañarlos de la mejor manera.

¡Toma nota!

Del biberón al vaso

Quién lo ha vivido, lo sabe: lograr que un pequeño deje el biberón es difícil, muy difícil. Ese objeto no sólo le provee la leche que tanto le gusta, sino que además muchas veces es un compañero fiel para el momento de la siesta, el viaje en auto o más. Para lograr la transición hacia el vaso, es importante encontrar una opción que no suponga un cambio abrupto. Para una primera etapa, existen muchos modelos en el mercado que cuentan con tetinas blandas, similares a las del biberón. Poco a poco, puedes reemplazar ese pico por uno más duro y con un orificio más grande, hasta llegar al vaso con sorbete… y, cuando menos lo creas, ¡verás a tu pequeño bebiendo de un vaso sin tapa!

Del chupón al no-chupón

Al igual que el biberón, el chupón es un objeto muy importante en la vida de muchos bebés. Calma ansiedades, ayuda a conciliar el sueño, satisface la necesidad de succión… pero si llegó la hora de decirle adiós, recuerda hacerlo poco a poco. En vez de quitárselo abruptamente, puedes ir reduciendo su uso. Además, evita colgarlo en su ropa para que no lo tenga siempre al alcance. Conversa con tu pequeño sobre la importancia de dejar de usarlo porque ya es un “niño grande” y, si tiene dificultad para dormir por falta del chupón, ayúdalo a conciliar el sueño frotando su espalda o sosteniendo su mano. Verás cómo poco a poco logra dejarlo para siempre.

Del gateo a los primeros pasos

Primer consejo: ¡no lo apures! Si tu pequeño todavía no está preparado, presionarlo para que dé esos primeros pasos lo frustrará. La mejor manera de estimularlo es a través del juego, así que prepara esos juguetes que tanto le gustan (o compra alguno nuevo) y colócalos a cierta altura para que, poco a poco, sienta la necesidad de ponerse de pie para alcanzarlos. Verás que lentamente empieza a desplazarse mientras se sostiene de muebles, paredes y otras superficies de apoyo. Acompaña el proceso con palabras de aliento, algunos aplausos y muchos abrazos.

De la cuna a la cama

Una buena manera de preparar a tu hijo para esta transición es comenzar por las palabras. Antes de cambiar el mueble, conversa reiteradamente con él acerca del cambio que se viene. Así, podrá anticiparse al cambio. Cuando tengas la cama en su habitación, puedes conservar la cuna durante un tiempo y hacer el pase de a poco. Si le permites seguir durmiendo en su cuna algunas veces, verás cómo por sí solo muestra interés por “la cama de grandes”. Al pasar definitivamente a la cama, asegúrate de colocar una baranda u otra forma de contención para evitar caídas durante las primeras noches. Incluso, puedes poner cojines y almohadas en el suelo, preventivamente.

Del pañal al baño

Esta es la transición más difícil de todas, así que no desesperes si lleva su tiempo. Un primer paso puede ser el reemplazo del pañal común por uno sin abrojos, que se sube y se baja al igual que la ropa interior. Al igual que en el caso de la cama, es importante conversar con tu pequeño sobre la etapa que se avecina. Háblale de lo emocionante que es crecer e ir al baño como un niño grande. incluso, permítele escoger su nueva ropa interior. Al momento de comenzar el entrenamiento, puedes optar por colocar un asiento reductor en el retrete (y acompañarlo con una banqueta para que pueda subirse), o comprar una bacinica. En cualquier caso, permite que tu pequeño se tome su tiempo para acostumbrarse al nuevo hábito, celebrando sus aciertos y minimizando sus traspiés. Vivirás marchas y contramarchas en el proceso, pero el desenlace será siempre el mismo: ¡adiós pañales!

Artículo original: https://www.disneybaby.com/blog/magical-ways-disney-helps-us-next-step/

 

Artículo publicado hace 3 meses
Más de

Disney Baby