Buscar
Explorar

10 señales de que eres mamá

Mother teaching her daughter how to ride a bicycle.

Cuando te enteras de que estás embarazada por primera vez, visualizas tu vida con tu pequeño más o menos así: un bebé precioso en brazos, tú luciendo fabulosa y ambos durmiendo plácidamente toda la noche.

La llegada del pequeño, sin embargo, te demuestra que la realidad es muy distinta. Claro, ser mamá es una bendición y, sin dudas, la experiencia más gratificante de la vida, pero no es tan glamorosa ni sencilla.

Ahora que eres madre, seguramente puedes detectar a tus “compañeras del club” a kilómetros de distancia. Una mirada basta para entenderse mutuamente, para saber todo lo que implica tener un niño pequeño en casa.

Estas diez señales de que eres mamá te harán soltar más de una carcajada:

Luces un rodete 24/7

¡No hay otro peinado posible! Por un lado, porque ya no tienes tiempo para arreglar tu cabello. Por otro, porque es comodísimo, y la maternidad requiere comodidad ante todo. Además, ya sabes: una de las actividades favoritas de los bebés es jalar el pelo.

Te acostumbras a tomar el café a temperatura ambiente

¿Has contado cuántas veces calientas tu café por día? Seguramente ya te has dado por vencida y lo bebes como sea. ¡Lo importante es ingerir esa dosis tan necesaria de cafeína!

Puedes cambiar un pañal con el niño de pie

Solo madres y padres comprenderán de qué se trata este arte.

El momento más relajante de tu día es cuando vas al baño…

¡… hasta que escuchas esas pequeñas manitos golpeando la puerta! Previo a eso, el tiempo en el baño es el más preciado del día. (¿Podremos quedarnos a vivir allí?)

Luces ropa deportiva todo el día, pero no vas al gimnasio

¿Recuerdas aquella época en la que vestías tus conjuntos de fitness para ejercitar? Ahora, esa ropa es la mejor opción porque es 100% cómoda para cargar niños, recoger juguetes del suelo y más.

Pensaste en inventar un porta-biberón para la silla del auto del bebé

Así, tu bebé podría tomar su leche mientras conduces. ¿No sería fantástico? En realidad, es una idea poco segura y no recomendable, pero seguro que más de una madre lo ha pensado.

Casi siempre comes de pie

Por un lado, no tienes tiempo para sentarte y, por otro, si te sientas, tendrás que compartir la comida.

No comprendes por qué tu esposo usa tantas toallitas al cambiar el pañal

Cuando lo haces tú, lo resuelves con dos. Cuando lo hace él, tienes que salir corriendo a comprar un nuevo paquete. Esto no cambiará con tus próximos hijos, ¡así que lo mejor es resignarse y aceptarlo!

Nunca usas accesorios

Los aretes terminan arrancados y los collares, rotos. ¿Una buena idea? Atar un mordillo a una cinta y colgártelo mientras haces las compras. Así, tu bebé podrá morderlo mientras viaja en el carrito del supermercado, sin que el mordillo caiga al piso.

Ya no te molesta llevar manchas en la ropa

Aceptémoslo: no vale la pena cambiarte porque tarde o temprano volverá a suceder. ¡Lo mejor es aceptar el “nuevo look” y llevarlo con orgullo!

¿Te has reído? ¡Seguro que más de una de estas señales te ha resultado muy familiar!

Artículo original: https://www.disneybaby.com/blog/10-disney-quotes-can-use-toddler/

 

Artículo publicado hace 1 mes
Más de

Disney Baby